GDV Direct Bio-Well Consultant et distributeur en imagerie électro-photonique

Bio-Well como herramienta en medicina integrativa

La tecnología DGV (Gas Discharge Visualisation), a partir de ahora al alcance de todos, es utilizada actualmente por un amplio abanico de profesionales en más de 75 países. Para los médicos, terapeutas, investigadores, geobiólogos, Bio-Well es una potente herramienta de análisis con un ámbito de aplicación enorme.
Bio-Well se enmarca en un proceso integrativo que permite aunar diferentes terapias procedentes tanto de la medicina convencional como de la complementaria, con el objeto de prodigar los mejores cuidados desde un enfoque holístico de la salud.

Las medicinas complementarias son actualmente objeto de estudios en el seno de las cátedras universitarias de investigación. Por ejemplo, en la Universidad de Harvard, la observación de los efectos de la acupuntura en el cerebro ha demostrado que la estimulación de un punto preciso provoca la activación neuronal de una zona cerebral cuya especificidad se relaciona directamente con los efectos previstos en la teoría china. Por tanto, existirían lazos cerebrocorporales fuera de las clásicas vías neurológicas.
En Canadá y Estados Unidos, se han reunido más de 35 universidades en el seno del Consortium of Academic Healt Centers for Integrative Medicine. Todas estas instituciones se han comprometido a revisar sus programas de enseñanza de la medicina para poder integrar en ellos aquellos enfoques cuyos beneficios han sido demostrados.

Una visión integrativa consiste en tener en cuenta una multitud de variables para asegurar la curación pero, sobre todo, por el bienestar del individuo. ¿Por qué separar y oponer las diferentes perspectivas terapéuticas?

traduction-biowellActualmente es necesario constatar que:

* Si no completamente descartada, la dimensión psicológica del individuo queda a menudo relegada a un segundo plano en pro de cierta “productividad” en las consultas médicas que a menudo lleva a un tratamiento de la enfermedad a nivel sintomático.
* La ausencia de una visión holística en nuestra medicina nos lleva de especialista en especialista, cada uno con la “óptica” exclusiva de su especialidad. El paciente, frecuentemente, se ve sometido a la sola y única “verdad” científica que viene a suponer que todo aquello que no se ve o no se puede medir ¡no existe! Aquí está el “drama” de muchos pacientes que sufren las consecuencias de una discordancia radio/clínica, por ejemplo, que son catalogados como depresivos al no poderse etiquetar su situación clínica con claridad.
* La prevención, que se supone la base de nuestro enfoque de la salud, no ocupa el lugar principal que le corresponde, sobre todo en el plano de los equilibrios nutricional, físico y psíquico. Así pues, la ecuación parece bastante básica:

Salud = Alimentación saludable + Actividad física + Equilibrio psicológico

Hoy, las enfermedades funcionales y crónicas priman sobre las denominadas agudas. Primera causa de mortalidad (60%), ocupan casi la mitad de las consultas médicas. A causa de los problemas que comportan y de la ineptitud de nuestro sistema a la hora de tenerlas en cuenta, estas enfermedades pasan a ser un problema socioeconómico grave. Parece que el sistema sanitario actual está mal adaptado para enfrentar las afecciones crónicas: consultas cada vez más breves y protocolos cada vez más estandarizados; los medicamentos prescritos habitualmente son “anti-“ o bloqueadores fisiológicos. Parece que las enfermedades crónicas necesitan devolver una fisiología operacional al cuerpo y al espíritu. Y esto requiere consultas más largas, un enfoque multidimensional, individualizado, y un tratamiento global del “terreno”.
Como se ha mencionado antes, hay más de 40 institutos universitarios de medicina integrativa en América del Norte, incluida la Harvard Medical School.
No obstante, este modelo no ha tenido la misma expansión en Europa. Efectivamente, existe una gran cantidad de terapeutas en medicinas complementarias pero muy pocos centros proporcionan una colaboración multidisciplinar entre estas terapias naturales y las convencionales.
bio-well-camera-v2Como la medicina convencional se ha centrado principalmente en el tratamiento de las enfermedades agudas, la cirugía, los medicamentos y la especialización permiten, actualmente, un abordaje protocolario que suele resultar eficaz. Por tanto, utilizar estas medicaciones de larga duración revela cada vez más sus limitaciones ante las afecciones crónicas y conllevan demasiado a menudo efectos secundarios que agravan, con el tiempo, la situación. Deberíamos hacer evolucionar este modelo confiando en la cantidad de conocimiento que nos ha aportado la medicina convencional desde el siglo pasado. Es necesario saber que de todas las medicinas, la más reconocida por todas las instituciones en todo el mundo es la medicina convencional que tenemos ahora, así que ¡respeto!

El análisis de los datos epidemiológicos también revela la necesidad de una evolución de la medicina:
* Aumento de la prevalencia de pacientes con enfermedades crónicas.
* Envejecimiento de la población.
* Sistema sanitario superespecializado: los pacientes crónicos necesitan una perspectiva holística y multidisciplinar que los especialistas, hoy, no pueden ofrecer.
* La demanda de terapias complementarias ha aumentado en un 120% entre 2002 y 2012.

La medicina integrativa es un modelo médico que propone tratamientos multidisciplinares con el apoyo de múltiples herramientas diagnósticas y terapéuticas respetando las elecciones del paciente y sus particularidades. Es precisamente AQUÍ donde se integra el empleo del Bio-Well como método informático como ayuda para el diagnóstico (MIAD). Se trata de integrar, en el seno de la medicina científica y convencional, las medicinas naturales o complementarias y las terapias ligadas al estilo de vida, como el deporte, las técnicas de gestión del estrés, la nutrición y el coaching de vida. Este modelo ha obtenido, en los USA y en otros países, excelentes resultados en el tratamiento de problemas crónicos.

Los diferentes enfoque proporcionan una evaluación de los diferentes estados : nutricional, neuropsicológico, inmunitario, micronutricional y genético.
Actualmente aún se encuentra, por un lado, una medicina científica, basada en la prueba, promocionando protocolos y venerando, como al único Dios de la investigación, los estudios a doble ciego y, por otro lado, las múltiples perspectivas complementarias o alternativas, tanto ancestrales como modernas.
logo-gdv-biowell-minPodemos preguntarnos si el procedimiento cartesiano, que consiste en pensar que la especialización extrema y el estudio de los mínimos detalles, es realmente aplicable a un sistema complejo como es el ser humano. Se hace necesario constatar que las medicinas complementarias no proporcionan solución a todos los problemas y que tienen sus limitaciones. Algunos ayatolás o gurús de estas vías alternativas las presentan como el único camino al bienestar, y muchas sentencias judiciales claramente han expuesto que esto no es así.
En esta campo de batalla en el que se enfrentan las medicinas convencional y complementarias, quien suele perder es el paciente.

A pesar de la fuerte resistencia reaccionaria, se abre ante nosotros una nueva era de la salud: la de la individualización de los tratamientos mediante la pluridisciplinariedad y la complementariedad de los enfoques terapéuticos. Éstos, con su sinergia, permitirán un aumento de su eficacia y, sobre todo, una “responsabilización” de los pacientes que los convierte en actores en su propia curación.
Esta apertura global de los espíritus debería permitirnos establecer una nueva visión de la medicina, una medicina holística que asume al ser humano en su globalidad fisiológica, psicológica y emocional.

Resulta muy interesante leer la definición de la palabra “medicina” en el diccionario Larousse:
“Conjunto de conocimientos científicos y medios de todo orden llevados a la práctica para la prevención, curación o alivio de dolencias, heridas o enfermedades”.

La herramienta Bio-Well se enmarca en esta visión global de la salud.
Si es usted un articular y quiere comprender mejor su salud, Bio-Well le puede ayudar a conocerse mejor.
Controle su energía cuando sea y mida el efecto de todo aquello que pueda alterar su estado físico, energético y psicológico. Autoevalúe los efectos de cualquier producto, tratamiento, práctica mental, deportiva o alimentaria. Esta práctica puede ampliarse a todo su entorno y usted mismo podrá medir y vigilar el historial energético de su familia y amigos.
Los datos recabados por el Bio-Well le permitirán orientar mejor sus acciones y prácticas respecto a la salud. Por otra parte, las mediciones con GDV sólo pueden ser bien interpretadas por los profesionales experimentados y formados para esta práctica. Diríjase, pues, antes de consultar, al listado oficial de usuarios formados para ello y ¡buen trabajo!